Inspiration XV: Sao Paulo, Curitiba, Río de Janeiro

Cortina con cintas unidas por precintos de Karol Pichier, tienda Novo Desenho, Rio de Janeiro. Foto.

Fotos: Paula Alvarado.

A esta misma altura del año, en 2011, hice un viaje del que volví tan inspirada como movilizada.

El de Brasil fue un recorrido diferente, en el que pude incorporar referencias, ideas y visuales, pero en el que identifiqué y valoré, también, cuántas cosas maravillosas tiene Buenos Aires que uno da por sentadas. La escala humana de la ciudad, la incipiente pero imparable cultura ciclista, la cantidad de espacios pequeños y auto-gestionados de arte y cultura, son algunas de las que vienen a la mente.

Los brasileños tienen lo suyo: pienso en su fuerza económica, su tradición artesanal, sus colores y calidez. Creo que éstos se reflejan bien en las fotografías que comparto abajo, destaques de mi estadía en Sao Paulo, Curitiba y Río de Janeiro.

Algunos links:
SESC Pompeia y el financiamiento de artes con impuestos al comercio (en inglés)
Arte da Vila: Estudios abiertos en Sao Paulo
Museo brasileño de la escultura de Sao Paulo
Amoreira, tienda de diseño en Sao Paulo
Tienda Novo Desenho en Rio de Janeiro

7 Comments

  1. ¡Gracias Pau por compartir!
    Coincido en tus observaciones. Quizás la diferencia entre ambos viajes radique en que es imposible comparar Buenos Aires con el Pacífico Sur, mientras que con Brasil es imposible dejar de hacerlo.
    Con Brasil estamos geográficamente unidos, y compartimos prácticamente la misma historia. La división de los imperios nos desglosó en dos lenguas y culturas diferentes, y nos dejó como primos a los que les enseñaron a odiarse. Pero somos parte de la misma familia, de la misma tierra y de los mismos ancestros. Cuando conectas con las personas y los lugares en Brasil, volvés a conectar con el hogar, porque resulta el camino más sencillo y simple para entenderlos (no así el más enriquecedor).
    En cambio, cuando viajas particularmente a Asia, no existe relato de la colonización, ni ola inmigratoria, ni deporte, que te conecte con las personas y los lugares que te encontrás. Y eso te obliga a dejar de compararte (porque en este caso esta es la opción más tortuosa y difícil) para conectarte desde un lugar de absoluta ingenuidad (el camino más enriquecedor, pero el que al volver uno no sabe está parado).
    Además, por fortuna, no existen dos viajes iguales.

    Otra cosa, ¿el SESC no te pareció lo más? Yo también fui al de Pompeia, pero había muchas sedes en toda la ciudad!

    • Qué lindas observaciones! Es cierto que hay algo de un pasado común con Brasil, pero también vi cosas bastante diferentes. El clasismo de allá es muy fuerte, aún con las mejoras que se dieron en la llamada “Clase C” en los últimos años. Eso me llamó la atención. Y después tienen cosas como el SESC que son casi revolucionarias! En USA los llamarían comunistas por ese sistema jaja. En fin, contradicciones como en toda América Latina.

      Asia es un pendiente fuerte, ni me imagino qué me va a pasar en la cabeza cuando vaya!

      Gracias por compartir beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *