Cinco años

Imágenes de la Buenos Aires de BAI. Imagen.

Cuando uno se encuentra sentado en el deck de una cabaña en el bosque de Mar Azul al atardecer y hay un silencio tal que uno escucha a piñas cayendo al colchón de hojas que se forma sobre la arena; o si uno se adentra en el bosque Peralta Ramos de Mar del Plata un día de semana al mediodía y ve a caballos tomando agua de un arroyo y un prado de flores que brillan con el sol entrando por un claro entre los árboles, es difícil entender cómo y por qué uno aguanta el humo de los colectivos y el ruido de bocinas y lo áspero del cemento en la ciudad.

Sin embargo, cuántas cosas provee una urbe que no dan un pueblo chico, un suburbio, un barrio privado o una villa de montaña. Cultura, movimiento, un amigo nuevo una noche cualquiera, una conversación con un extraño que dice lo que uno necesita escuchar, construcción colectiva, creatividad potenciada por el roce de hombros y el encuentro en la calle y en bares y en cafés, como dice David Byrne.

BAI significa Buenos Aires Inspiration (o Inspiración Buenos Aires, donde la falta de preposición puede significar ‘de’, ‘desde’, ‘para’, o lo que se prefiera) y comenzó en 2007 como mi manera de conocer esta ciudad, de entenderla, de mostrar lo que me parecía más destacable de ella.

La intención siempre fue rescatar el pensamiento, la identidad y la producción locales, el trabajo de personas que estuvieran reinterpretando y construyendo en forma original. Mirando atrás entiendo también que el fin siempre fue querer y celebrar la vida en la ciudad y en esta ciudad, con todos sus beneficios, contradicciones, excitaciones y desencantos.

Creo que conocer a una ciudad, disfrutarla, contribuye a quererla. Creo que querer a una ciudad promueve que uno se involucre con ella, que desde la actitud y desde el trabajo haga que funcione mejor. Creo que eso no es poco.

—–

El texto de arriba está a partir de hoy en la página “Acerca de BAI”, y sirve como una especie de conclusión a la que llegué en estos primeros cinco años del sitio.

Más que planificado hasta el último detalle, BAI fue sucediendo, encontrando su camino y su intención, mi intención, y evolucionando como mi espacio para experimentar cómo contar lo que veo y pienso. Sin embargo, comenzando con este nuevo diseño, el sitio está empezando a vivir con más intención, y a través de él encararé pronto otros planes e ideas.

Gracias por leer y acompañar al proyecto. Siento que una de las formas más grandes de demostrar respeto en este momento es con tiempo, y agradezco que dediquen una parte del suyo a mirar, leer, comentar y compartir lo que digo y muestro. Espero que les guste lo que viene.

 

p.d.: Como mi timing es desastroso siempre, estoy poniendo online el diseño y borrándome una semana a Río+20. Pueden seguir mis andanzas por allá en TreeHugger.com y TuDiscovery.com.

6 Comments

  1. VeroMariani

    feliz cumpleeee bai, feliz cumple pau y feliz la vida online con tan buenos aportes! el diseño quedó genial 🙂 beso enorme y a por muchos muchos cumples más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *