Hecho en Chacarita

Sillón del Proyecto Chear. Foto
Conjunto de sillas del Proyecto Chear, por Tomás Diéguez y Martín Huberman. Foto

Fotos ©Alejo Pichot

Hace un tiempo leía una nota sobre SF Made, un sello creado por el emprendedor Wendel Rosen para promover la producción local en San Francisco, y veía los videos de Made by Hand celebrando la creación manual en Brooklyn, y me preguntaba cuándo se empezaría a hablar del valor de la manufactura local en la ciudad. No porque ésta no exista, sino porque no se la suele comunicar como atributo diferenciado (positivo) en los productos.

Este año empecé a ver más frecuentemente a la palabra ‘local’, aunque sus aplicaciones son variadas: puede hablar del comercio local o del origen de los materiales de un producto, pero éstos no son lo mismo que la producción. Finalmente, hace unos días el concepto apareció en el Proyecto Chear, lanzado por el diseñador Tomás Diéguez y el arquitecto Martín Huberman con la bajada ‘Hecho en Chacarita’.

Vista lateral de la silla del Proyecto Chear. Foto

“Queríamos hacer sillas económicas que fueran en contra de las copias que venden los locales, y que tuvieran impronta local -cuenta Huberman (a quien le debo una nota más exhaustiva por el gran trabajo que está haciendo con la galería Monoambiente)-. Hacer frente a la copia con diseño”.

Para lograrlo, desarrollaron un proceso industrial-manual por el cual cada silla es cortada a máquina y ensamblada a mano, sistema que permite desarrollar productos innovadores sin requerir un precio exhorbitante. El material crudo (multilaminado fenólico) no es tratado, y sus impurezas le dan textura a las sillas, que se venden seriadas por considerar que cada una cuenta con espíritu propio. Para evitar sobreprecios, las mismas se piden a través del sitio web.

La primera familia de productos, diseñados y fabricados enteramente en Chacarita, está compuesta por una silla ($1200), un banco ($800) y un sillón ($2000), que pueden pasar a verse por Monoambiente con cita previa. (Las fotos de las sillas son de los prototipos, consultar por la versión final de venta).

Que la línea pueda empezar a encontrarse en livings y cocinas es la intención de los creadores. Y que veamos más etiquetas que digan ‘Hecho en Buenos Aires’, la mía.

Links
ProyectoChear.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *