Muñecos en el interior de Paul Smith Covent Garden. Foto.