Botellas de sake, figuras y skates en la barra de Fukuro. Foto