Matías, uno de los anfitriones, hablando con los comensales. Foto