El estilo despojado y amigable atrae a público de barrio. Foto