Acerca de BA Inspiration

Imágenes de la Buenos Aires de BAI

Cuando uno se encuentra sentado en el deck de una cabaña en el bosque de Mar Azul al atardecer y hay un silencio tal que uno escucha a piñas cayendo al colchón de hojas que se forma sobre la arena; o si uno se adentra en el bosque Peralta Ramos de Mar del Plata un día de semana al mediodía y ve a caballos tomando agua de un arroyo y un prado de flores que brillan con el sol entrando por un claro entre los árboles, es difícil entender cómo y por qué uno aguanta el humo de los colectivos y el ruido de bocinas y lo áspero del cemento en la ciudad.

Sin embargo, cuántas cosas provee una urbe que no dan un pueblo chico, un suburbio, un barrio privado o una villa de montaña. Cultura, movimiento, un amigo nuevo una noche cualquiera, una conversación con un extraño que dice lo que uno necesita escuchar, construcción colectiva, creatividad potenciada por el roce de hombros y el encuentro en la calle y en bares y en cafés, como dice David Byrne.

BAI significa Buenos Aires Inspiration (o Inspiración Buenos Aires, donde la falta de preposición puede significar ‘de’, ‘desde’, ‘para’, o lo que se prefiera) y comenzó en 2007 como mi manera de conocer esta ciudad, de entenderla, de mostrar lo que me parecía más destacable de ella.

La intención siempre fue rescatar el pensamiento, la identidad y la producción locales, el trabajo de personas que estuvieran reinterpretando y construyendo en forma original. Mirando atrás entiendo también que el fin siempre fue querer y celebrar la vida en la ciudad y en esta ciudad, con todos sus beneficios, contradicciones, excitaciones y desencantos.

Creo que conocer a una ciudad, disfrutarla, contribuye a quererla. Creo que querer a una ciudad promueve que uno se involucre con ella, que desde la actitud y desde el trabajo haga que funcione mejor. Creo que eso no es poco.