Proyecto Estaciones

Proyecto Estaciones es una exploración científica, cultural y emocional de nuestra relación con los ciclos naturales del año.

La observación y el registro del clima y de los ciclos naturales están íntimamente relacionados a la necesidad del ser humano de entender el funcionamiento del mundo para poder subsistir en él.

Aunque se entendía que esta necesidad había comenzado con el desarrollo de la agricultura, desde 2013 se sabe que incluso las sociedades cazadoras/recolectoras necesitaban entender los ciclos de la naturaleza para sobrevivir: un grupo de investigadores determinó que 12 pozos encontrados en Escocia habrían sido estructurados para medir los meses lunares, y serían el primer calendario conocido hasta el momento. La previsión de las estaciones habría permitido a esas sociedades entender en qué momento los animales que cazaban o los peces que pescaban comenzarían a migrar.

Unos 3000 años más tarde, los calendarios estuvieron fuertemente vinculados al desarrollo de la agricultura. La primera civilización en usarlos fue la egipcia: una clave de su desarrollo fue la capacidad de prever los momentos en los cuales el río Nilo crecía, para planificar la siembra y la cosecha de alimentos. Tomando como referencia la aparición de la estrella Sirius, contaban los ciclos mensuales de la luna y dividían el año en 12 meses con tres ‘estaciones’: crecimiento del Nilo/fertilización del suelo, plantación, siembra.

Esta relación simbiótica entre el ser humano, el tiempo y los ciclos naturales fue rompiéndose con siglos de alfabetización, domesticación, urbanización e industrialización. La fecha o la razón exactas de la ruptura no están claras (es un tema de discusión de la ecopsicología –que sí, existe–), pero sí su resultado: una falsa sensación de autosuficiencia, la idea de que la naturaleza es algo externo a lo que podemos acudir en nuestros propios términos.

Sin embargo, la imposición del clima sobre la vida parece volver a estar más vigente que nunca en el siglo XXI. Temperaturas histéricas, cambios en los patrones de lluvias, incendios: algo que creímos previsible se está volviendo anárquico, poniendo a prueba estructuras, vestimentas y herramientas. El clima que creíamos controlar nos controla.

El clima también nos atraviesa: descubrimientos científicos demostraron en las últimas décadas que el ser humano es un poco más estacional de lo que pensaba. Por ejemplo, la falta de exposición a luz solar en invierno genera una secreción de melatonina por períodos más largos de tiempo en las noches, y una mayor presencia de ésta puede llevar a un humor más bajo e incluso a un estado depresivo. Una situación similar a la que se da en animales que hibernan.

Y en el clima parece haber un nuevo foco de fascinación. Basta con ver el trabajo de Olafur Eliasson, y los intentos por descifrar vestimenta, refugios y gadgets para el Apocalipsis de estudiantes y jóvenes diseñadores europeos.

Esta publicación es una exploración de aspectos científicos, culturales y emocionales de las personas con las estaciones del año. Es un intento de construir una cosmovisión que incluya a los ciclos naturales como una parte inseparable de la vida, que restablezca esa conexión natural primitiva que parece rota. Un intento por averiguar si un mayor vínculo con ellos puede propiciar conductas más armónicas en la vida urbana y menos fricción emocional con el clima.

Para recibir próximos lanzamientos, ingresá tu mail al pie de esta página.

“El clima es lo que queda de la naturaleza en la ciudad. Es la naturaleza de la ciudad”
Olafur Eliasson

#1: Verano

Cómo se vivía el verano en épocas pasadas. La denigración de la transpiración, por qué elegir comidas picantes en verano, cuál es la ropa más apropiada para altas temperaturas, la psicología de la incomodidad climática.

El picnic como acto revolucionario, los efectos del aire acondicionado sobre la cultura y el mundo construido, por qué el clima nos iguala como seres humanos.

Además, un póster de colección con una escena veraniega de la década de 1960 en el antiguo Balneario Municipal de la Ciudad de Buenos Aires.

#1: Verano - Copia numerada

#2: Otoño

¿Cómo se construye nuestra visión de la naturaleza? ¿por qué el otoño genera cierta melancolía? ¿a qué se debe el aire limpio, filoso y liviano del otoño? ¿por qué los colores y las formas se ven con mayor nitidez?

Además: por qué este período es el ideal para la papa, la costumbre de vestir las estaciones en Japón, y de qué forma las estaciones alteran el funcionamiento de ecosistemas y el comportamiento de animales en el océano.

#2: Otoño - Pack de tres copias numeradas

#3: Invierno

Exploración de un invierno liviano y elusivo que va desapareciendo. ¿Cómo eran los inviernos pasados y qué está cambiando con la extinción del frío?

Además, Luz e invierno: los efectos de la falta de sol en el cuerpo y cómo mantener en sincronía el reloj circadiano. Tres momentos del invernadero: ¿Símbolo de la imposición del hombre sobre la naturaleza, herramienta para el conocimiento o vehículo para la conservación? Y los ciclos de Fäviken, un restaurante que acompaña y desafía a las estaciones.

Al dorso, un póster de un grupo de chicos impulsados a andar en bicicleta durante el frío por una crisis de combustible, en 1974.