- Verde -

Eventos, espacios de encuentro, mercados y tiendas para una vida más consciente.

'Cartel' de musgo de Paraná Vivero. Foto

Vivero concepto

La idea de un vivero moderno podría quedarse en algo superficial, pero el cruce de plantas y cultura que propone Paraná en la Galería Patio del Liceo nace y funciona desde el cariño.

El más dulce guardián de Sonyando. Foto

Un vivero con sustrato

Desde su participación en la primera edición del festival sustentable, Sonia Pérez se ha convertido en figura obligada de cualquier evento "eco" que incluya una sección de huerta orgánica.

CityCamp Buenos Aires: La ciudad como lienzo

Si el diseño sustentable aparecía hace algunos años como un pensamiento de productos con ciertas características relacionadas a la responsabilidad ambiental (materiales reciclados, reciclables, procesos eficientes), en el último tiempo diseñadores y arquitectos estuvieron volcándose a fines menos materiales. El diseño de servicios asociados a productos, de modelos de negocio para el abordaje emprendedor de problemas sociales y de soluciones transformables y multiuso para espacios pequeños son algunos ejemplos. Pero quizás el mayor recipiente de diseñadores frustrados con el mercado sea la ciudad y el espacio público. Si en los '90s los chicos inquietos estudiaban publicidad y en los 00s diseño y arte, en los 10s la carrera parece ser urbanismo o algún tipo de planificación en torno al funcionamiento de la ciudad. Esto parece evidente en el hemisferio norte, donde sitios como Designboom y TreeHugger muestran cada vez más instalaciones en el espacio público, arquitectura temporal y edificios conceptuales para ciudades, pero en Latinoamérica está empezando a verse más recientemente. Seguramente la conversación se active más a partir de este sábado, cuando se realiza la primera edición de CityCamp Buenos Aires.

Escena de Una cabellera celeste que brilla en el espacio, unipersonal de Carla Pantanali Sandrini. Foto

Voces ecológicas en la cabeza

Alberto 'Lito' Castro junta basura y se preocupa por el destino de las pilas usadas. Paola Lorena canta las formas en que el mercado vende ('Todo puede ser mejor, si sabemos dar, lo que llevamos dentro...'). Una periodista informa desastres, floreros y números que se rompen. Y una poeta, una actriz, trata de aceptar su condición humana, de encontrar un lugar en el medio de este espiral. Los personajes son los protagonistas de Una cabellera celeste que brilla en el espacio, un unipersonal escrito, dirigido y actuado por la joven Carla Pantanali Sandrini al que tuve el placer de asistir la semana pasada.